"El arte de amar", por Erich Fromm


Seguimos investigando sobre los cuatro pensamientos ilimitados (amor, compasión, júbilo y ecuanimidad). Leyendo el clásico El arte de amar de Erich Fromm, psicoanalista y filósofo del siglo XX, creemos encontrar una propuesta que va en la línea de lo que nosotros entendemos como amor: desear que todos los seres puedan obtener la felicidad y las causas de la felicidad.

«El amor no es esencialmente una relación con una persona específica; es una actitud, una orientación del carácter que determina el tipo de relación de una persona con el mundo como totalidad, no con un "objeto" amoroso. Si una persona ama sólo a otra y es indiferente al resto de sus semejantes, su amor no es amor, sino una relación simbiótica, o un egotismo ampliado. Sin embargo, la mayoría de gente supone que el amor está constituido por el objeto, no por la facultad. En realidad, llegan a creer que el hecho de que no amen sino a una determinada persona prueba la intensidad de su amor. Como no comprenden que el amor es una actividad, un poder del alma, creen que lo único necesario es encontrar un objeto adecuado -y que después todo viene solo. Puede compararse esa actitud con la de un hombre que quiere pintar, pero que en lugar de aprender el arte sostiene que debe esperar el objeto adecuado, y que pintará maravillosamente cuando lo encuentre. Si amo realmente a una persona, amo a todas las personas, amo al mundo, amo la vida. Si puedo decirle a alguien "Te amo", debo poder decir: "amo a todos en ti, a través de ti amo al mundo, en ti me amo también a mí mismo"».

¿Qué os parece? ¿Qué pasaría si dejáramos de limitar nuestro amor hacia unos pocos y extendiéramos este sentimiento -¡y práctica!- a todos los seres?

... ¿Habría canciones de pop? ;)


0 vistas

© Casa Virupa / Aviso legal / Política de cookies 

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram