Nos presentamos


No somos muy propensos a presentar a los miembros de la comunidad: una mezcla de timidez y de "en serio, ¿hay que hablar de nosotros?" serían las razones principales. Pero como algunos que han llegado hasta la casa sin conocernos nos han dicho que les hubiera gustado saber un poco más sobre nosotros antes de llegar hasta aquí, ahí va:

Román

La presentación oficial: director e instructor de meditación de Casa Virupa. La presentación que haríamos en confianza: un apasionado por el camino espiritual y una persona entregada a los demás. Descubrió el budismo con 16 años y desde entonces ha centrado su vida en profundizar en el desarrollo personal. Un experto en salir de la "zona de confort", un comunicador excelente. Su capacidad para comprender y traducir las enseñanzas sigue sorprendiendo a los que llevamos tiempo andando junto a él. Cuando hacemos encuentros con los voluntarios dice cosas tan raras como: "¿que no nos entenderemos? ¡Fantástico!". Quizá esta forma de entender y encarar cualquier dificultad es la que mejor le define.

Berta

La presentación oficial: coordinadora de actividades en Casa Virupa. La presentación que haríamos en confianza: la inteligencia bien entendida, la que ha hecho del desarrollo espiritual su bandera. Los que estábamos cerca cuando empezó a adentrarse en el camino nos asustamos: "¿qué pasará cuando ella ya lo sepa e integre todo?". Nos sigue admirando su facilidad para llevar al día todo lo que pasa aquí, porque prueba que la eficacia y la productividad también pueden estar al servicio de la espiritualidad. Entregada, comprometida, con un sentido de la responsabilidad que nos inspira cada día. Su esfuerzo por hacer que nos mantengamos fieles a nuestros principios da coherencia a nuestros pasos. Es la antorcha que da luz a Casa Virupa.

Gloria

La presentación oficial: encargada de la comunicación en Casa Virupa y segunda de abordo, acompaña a Román en la ideación del proyecto desde el principio. La presentación que haríamos en confianza: es quien nos conecta con el mundo. No sólo porque se encarga de las redes sociales (y según dicen los entendidos, de manera sobresaliente), sino porque su actitud nos recuerda que la práctica espiritual va de abrazar la vida, no de rechazarla. Desde que empezó a practicar ha ido evolucionando sin perder la visión crítica y exigente, lejos del materialismo espiritual. Convivir con Gloria nos hace estar más despiertos, nos recuerda que para crecer bien la exigencia con uno mismo y la alegría tienen que ir de la mano.

¡Pues aquí nos tenéis, los miembros de la comunidad de Casa Virupa... y que crezca!


450 vistas

© Casa Virupa / Aviso legal / Política de cookies 

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram