• Román

Virujazz con AURORA - Sábado 22 de octubre


Invitación a la música y al cante, con luz y sin penas

Los que tenemos que recurrir a la meditación para achicar de nuestra mente tantos litros de literatura, de pasado y de futuro, y así poder vivir encarnados en nuestro propio cuerpo —que es en ninguna parte y en todas—, sólo contamos con la poesía para tocar palabras y no quedar maltrechos. Porque las palabras del poeta, bien puestas, desordenadas, causan brechas y abren el corazón a aquello que las supera.

Y si queremos romper del todo el discurso pesado que llena nuestra pena, lo alimentamos con música buena, certera y útil. Y así no sobrevive, y solo trasciende lo que siempre ha permanecido eclipsado, la luz sin sombra.

Os espero el próximo sábado 22 de octubre en Casa Virupa, bajo la luz del cuarto menguante, con el grupo Aurora: Pere Martínez (cante), Max Villavecchia (piano), Javi Garrabella (bajo) y Joan Carles Marí (batería). Ellos y nosotros podremos dar un poco de luz al mundo.

Como confiamos en su arte y en vuestro criterio, dejaremos que vosotros mismos valoréis cuánto vale la experiencia; os proponemos una entrada inversa, que podréis aportar al final de la actuación.

A los fogones estará Pablo Rosal, amigo de Casa Virupa y cocinero excepcional, que preparará unas deliciosas tapas vegetarianas.

Aquí un poema inédito de Lorca, y es que el poeta también nos visitará el 22 de octubre: será en boca de Aurora.

Siddharta

El palacio en sombra Enseña brumoso sus oros bruñidos La cálida noche derrite sus tules Entre las estrellas rojizas y azules. Lloran los chacales en junglas perdidos.

En el estanque lotos sangrientos Lirios de agua, palmas, umbrías En los jardines altas palmeras Se inclinan lánguidas y severas Acompasando sus melodías

Dulces magnolias majestuosas Dan su fragancia sobre las cosas. Noche de luna. Raro consuelo. Arturo llora su luz de cielo Flores, divinas... Piedras, preciosas.

(La 2ª cuartilla está perdida)

Abriole la puerta de calma infinita después esfumose. Siddhartha medita. Una voz celeste suave musita "Tú eres Tathagatha, puro, sin igual".

En fondos dorados entre rosas blancas

Lució sus encantos la diosa Verdad El iluminado quedose hierático Aspirando triste un perfume enigmático Que manaba lento de la eternidad.

El cuerpo sin alma subió al aposento

Yashodara y el niño dormían Siddhartha sintió un agobio violento Corazones en sombras yacían... Grave palpitaba el firmamento.

Se arrancó la flecha que le lanzó Mara

Traspasando salió de la estancia Dulce el corazón se durmió en la fragancia Que la luz del cielo le dejara. Y marchó con la Bienaventuranza

Siddhartha solloza. El palacio lejano Enseña entre ramas sus oros bruñidos La cálida noche derrite sus tules Entre las estrellas rojizas y azules. Lloran los chacales en junglas perdidos

F. G. Lorca


0 vistas

© Casa Virupa / Aviso legal / Política de cookies 

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram